Imagina tu imagen

Tanto los profesionales independientes, pequeñas empresas, artistas, deportistas, etc. que pretendan difundir y ofrecer sus productos y servicios, deberán plantearse desde un comienzo que deben tener un logotipo identificatorio, además de su nombre.

El logotipo es un elemento más que importante, fundamental a la hora de darse a conocer. Y debe tomarse muy seriamente desde el nacimiento de tu proyecto o actividad, ya que te acompañará durante toda tu carrera.

Es tu identidad. Esa imagen que al verla, será asociada inmediatamente con tu empresa o producto. Por eso hay que pensarlo y diseñarlo desde un comienzo con inteligencia.

Tu logotipo posiblemente resuma todas tus actividades o los fundamentos de tu empresa. Las marcas más famosas mantienen un logotipo desde sus orígenes, porque la mayoría le ha dado la importancia que merece este elemento.

Pongamos un ejemplo a la inversa: tengo una idea para llevar adelante un emprendimiento. Ya conseguí los materiales, mis primeros clientes y ahora voy por más. Entonces decido hacer algunos folletos y mi tarjeta personal para impresionar a los potenciales futuros compradores, pero todo va tan rápido…

Así que busco una tipografía «linda», le pongo mi color preferido o simplemente me presento a algún centro de gráfica y les dejo a ellos la libertad de poner algo simpático y colorido.

La empresa sigue avanzando. Ahora necesitamos hacer sobres para colocar más folletería, pero el presupuesto es ajustado, así que vamos a imprimir a un color.

Pero… mi logotipo es amarillo y verde. Bueno no importa, que lo hagan todo negro. La imprenta me pide la tipografía empleada, pero no tengo ni idea, si la pusieron en el centro de gráfica. Y bueno, que busquen una parecida…

Así podría seguir, pero indefectiblemente llegaría al punto donde hay que plantearse la construcción de una imagen e identidad visual adecuada para nuestra empresa. Todo lo anterior ha sido en vano, se perderá seguramente.

Perderemos ese tiempo de antigüedad que pudimos tener en la imagen si nos hubiésemos tomado en serio la planificación de nuestra imagen corporativa.

¿Acaso cuando comenzamos el proyecto pensamos que era algo de corto plazo que no iba a tener éxito? Todo lo contrario. Entonces ¿por qué motivo no le dimos la misma expectativa a nuestro logotipo?

¿Qué debemos considerar a la hora de diseñar un logotipo?

Los fundamentos a la hora de crear nuestro logotipo pueden ser varios. Básicamente puede contener el nombre o las iniciales de nuestra empresa. En el caso de un profesional será su nombre y apellido.

Si vamos a utilizar algún icono o emblema, será uno que represente nuestra actividad principal, o que simbolice el resultado o consecuencia de la misma.

Los colores son parte de la identidad. Van a servir no solamente para el logotipo, sino para identificarnos ante la competencia. Claro que se recomienda tener siempre versiones monocromáticas para emplearlas donde no sea posible el uso del color.

Tampoco está mal buscar inspiración viendo logotipos famosos, o simplemente buscar el nombre o iniciales que tendrá el nuestro para observar cómo fueron empleados en otros diseños.

Para finalizar, se aconseja que el diseño sea consensuado entre tu gusto y la opinión profesional de quien contrates para realizarlo. Demás está decirte que busques un diseñador profesional y no lo encargues con un conocido que «se da maña».

Dale a tu logotipo la importancia que corresponde. Será por lo que te identificarán a la hora de buscar tus servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *